Cahors

Pont Valentré. Se iniciaron las obras en 1308. Pero 70 años más tarde seguía inacabado. El arquitecto, cansado de tanta lentitud, vendió su alma al diablo a cambio de su ayuda. Durante la restauración de 1879 el arquitecto Paul Gout añade en lo alto de la torre central un pequeño diablo en recuerdo de la Leyenda. Le Diable.

Habitante del puente.

Le Lot.